jueves, 1 de marzo de 2012

NATALIA INVITA AL PARACAIDISTA A SU CASA


El guardabosques no pagó la multa y los abogados se lo llevaron a la cárcel y James Bond se fue tras él.

El oso grande se despertó y atacó a la abuela, que apestaba, y creyó que era una mofeta.

Natalia y el paracaidista no ayudaron a la abuela a salvarse porque era muy gruñona y el oso se la comió. La abuela sabía tan mal como olía y el oso la vomitó.

De repente se oyó un gruñido a lo lejos y todos los osos se marcharon a su cueva.

El paracaidista y Natalia aprovecharon el paracaídas, envolvieron a la abuela y la tiraron al río y Natalia invitó al paracaidista a cenar a su casa.

Y colorín, colorado, esta historia ha terminado.


FINAL HISTORIA 416

INICIO                    VOLVER ATRÁS



Créditos

Autores de este artículo: Adrián Martí, Nacho Chuliá, Lucía Roca
Ilustración: Ada Recuenco
Curso: 1º
Centro: ESCUELA 2
Localidad: La Cañada
Provincia: Valencia
País: ESPAÑA
Tutora: Sara Cervellera


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada