viernes, 28 de octubre de 2011

UN GATO PARA EL ENCARGADO DEL COMEDOR


Entonces echaron la ratita robot por la puerta. Como era tan grande y gorda no cabía... A Jorge se le ocurrió echarla por la ventana.

La ratita robot empezó a comer y a comer. Cuando se los comió a todos apareció el gato y empezó a correr detrás de la ratita. Pegó un salto por la ventana, Jorge y Natalia lo atraparon con una red y las llaves se cayeron. Natalia las cogió y se las entregó al encargado del comedor.

El encargado decidió quedarse con el gato para que no entraran más ratones 

Y colorín, colorado, esta historia ha terminado.


FINAL HISTORIA 283 (Vídeo en construcción)

INICIO                    VOLVER ATRÁS


Créditos

Autor: Alberto Gil Salguero.
Ilustración: Ana Requejo Aragón
Curso: 4º
Centro: C.E.I.P. ABARDELA
Localidad: Benaocaz
Provincia: Cádiz
País: ESPAÑA
Tutor: Manuel Parra Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada