viernes, 8 de junio de 2012

UNA PIEDRA RESBALADIZA


¡Tendréis que ser mis esclavos durante un día!

Entonces el mago los descongeló y les puso unas esposas en las manos. De repente se dieron cuenta de que en la pared de la cueva había una piedra que destacaba entre las demás. Jorge cogió la piedra y el ver que se le escurría como la mantequilla digo: 

– ¡Natalia, con esta piedra nos podemos quitar las esposas! 

– ¡Y encima huele como algodón de azúcar! –contestó Natalia.

Se liberaron y fueron a buscar a la sombra.

De repente se oyeron los pasos del amo, cómo se acercaban. Buscaron un escondite donde guardarse. Cuando el amo llegó la sombra estaba libre y el amo, muy enfadado, le preguntó a la sombra por los niños pero ella no dijo nada.

El amo le siguió haciendo preguntas y Jorge aprovechó para salir del escondite y tirar al amo al agua, donde se perdió en las profundidades.

Y colorín, colorado, esta historia ha terminado.


FINAL HISTORIA 705

INICIO                    VOLVER ATRÁS


Créditos

Autores de este artículo: Marina Gómez y Alba González
Curso: 3º
Centro: Colegio La Inmaculada
Localidad: Ponferrada
Provincia: León
País: ESPAÑA
Tutor: Sergio Blanco Carrera

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada