lunes, 14 de mayo de 2012

EL RASTRO DE LAS HUELLAS


Al utilizar el amuleto empezó a volar, pero con las hojas no los veían. Dejó de funcionar y no había más remedio que buscarlos por el laberinto.

Después de un rato, se dieron cuenta de que el suelo estaba lleno de barro y empezaron a ver huellas, parecidas a las de los cazadores. Así, siguieron el rastro y los encontraron en la salida. Se los llevaron a la policía y los ositos y ellos dos se fueron tranquilos cada uno a su casa.

Y colorín colorado, esta historia ha terminado.


FINAL HISTORIA 126

INICIO                    VOLVER ATRÁS



Créditos

Autora: María
Curso: 5ºB
Centro: CEIP Francisco Saiz Sanz
Localidad: Aguadulce
Provincia: Almería
País: ESPAÑA
Tutora: Trinidad Rodríguez Gallardo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada