viernes, 24 de febrero de 2012

UNAS LÁGRIMAS POR LA EMOCIÓN

la_cueva_y_el_oso.jpg

Al escuchar reír a Natalia, Jorge se dio cuenta de dónde estaba. Jorge entró en la cueva, justo cuando el granjero sellaba la entrada. Al verse, Jorge y el oso supieron que serían los mejores amigos que hubieran existido jamás.

Cuando se conocieron mejor y se contaron cómo habían llegado allí el oso les dijo que existía una salida secreta, pero que había muchas algas. Ellos le dijeron que les daba igual. El oso los llevó por el lago hacia la salida. Cuando se iban a ir, a Jorge se le llenaron los ojos de lágrimas y, de repente, como un niño pequeño, empezó a llorar. Al final se despidieron y cada uno volvió a su casa.

Y colorín, colorado, esta historia ha terminado.


FINAL HISTORIA 409

INICIO                    VOLVER ATRÁS



Créditos

Autores: Angélica Jiménez y Pedro Simón
Ilustración: Angélica, Pedro y Jorge Mangana
Centro: C.E.I.P. ABARDELA
Localidad: Benaocaz
Provincia: Cádiz
País: ESPAÑA
Tutor: Manuel Parra Romero


No hay comentarios:

Publicar un comentario