jueves, 19 de mayo de 2011

UN CAMIÓN DE CHOCOLATINAS


Entonces apareció su viejo amigo Emilio, un chico bajo, moreno y no muy agraciado. Les preguntó si habían visto a su gato, Bigotes. Ellos se quedaron perplejos porque no sabían que tenía un gato. Contestaron que no y Emilio les preguntó si lo podían buscar.

Natalia pidió a Emilio que recordara dónde lo había visto por última vez. Él dijo que lo estaba paseando, cuando un niño se acercó y empezó a tocarlo. Como su madre lo llamó, le dijo al niño que siguiera jugando con Bigotes y luego lo llevara a casa.

Jorge y Natalia fueron donde lo había visto por última vez y... ¡Ahí estaba jugando con el niño! Así que le preguntaron por qué no lo había llevado y el chico dijo que no recordaba la dirección.

Se lo llevaron a Emilio que, muy agradecido, le regaló a Jorge un camión de chocolatinas y a Natalia un besito.

Y colorín, colorado, esta historia ha terminado.


FINAL HISTORIA 650

INICIO                     VOLVER ATRÁS




Créditos

Autoras de este artículo: Julia Sánchez y Raquel Guillén
Curso: 6º de primaria
Centro: CEIP Virgen de Belén
Localidad: Jacarilla
Provincia: Alicante
País: ESPAÑA
Tutora: Conchita López Conesa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada